Declaración de Fe

CREEMOS EN:

  • Un solo Dios, quien se revela en las escrituras como Padre, Hijo y Espíritu Santo (1 Cor. 8:6, 2ª. Cor. 13:14, 1ª. Timoteo 2:5, Efesios 4:4-6 y 1 Pedro 1:2)
  • Jesucristo quien nació en carne, fue irreprensible sin pecado, así como en su expiación substituta, en su Señorío eterno y universal y en su retorno personal e inminente (1ª. Timoteo 3:16, Juan 1:1-5, 14, Filipenses 2:5-7 y Mateo 1:18-23)
  • El Espíritu Santo de la promesa y en su obra regeneradora, santificadora, y de dirección a toda verdad. (Juan 16:7-15, Tito 3:5-6, 1 Corintios 12:1-11, 2 Tesalonicenses 2:13 y Hechos 1:8)
  • En la soberanía absoluta de Dios, el perdón de los pecados por gracia, la comunión de los santos.  (Efesios 1 y 2)
  • La depravación total del hombre, y su necesidad de nacer de nuevo por el arrepentimiento y la fe en el Señor Jesucristo como requisito indispensable para entrar en el Reino de Dios. (Romanos 3:23, 5:12-19, Juan 3:16-18, Efesios 4:18-19, 2:8-9)
  • El sacerdocio universal de los creyentes (1 Juan 2:27, Apoc. 1:6, 1 Pedro 2:9)
  • Que el nuevo templo del Espíritu Santo no es hecho de manos, sino que somos los cristianos nacidos de nuevo (2 Cor. 6:16, Hechos 17:24)
  • En la resurrección del cuerpo y la vida eterna. (1 Cor.15:13-14 y 1 Tes. 4:16)
  • En la inspiración total, absoluta y plena de la Biblia como la palabra de Dios, la que tomamos como nuestra única regla de fe y de conducta (2 Pedro 1:21 y 2ª Timoteo 3:16)
  • La iglesia como el cuerpo glorioso de Cristo, formada por los verdaderos creyentes en Cristo, unidos bajo la misma revelación del Padre y por el amor de Jesucristo derramado por el Espíritu Santo (Romanos 12:4-5, Efesios 1:20-23, 1 Corintios 12:13-27 y Mateo 16:18-19)
  • La función interdependiente y complementaria de los ministerios que Cristo instituyó, para edificar a su iglesia, hasta que llegue a alcanzar la unidad de la fe y la estatura de la plenitud de Cristo. (Efesios 4:11-16)
  • Que Dios busca adoradores en espíritu y en verdad, por lo que creemos en la libertad de expresión en la adoración pública y privada. (Juan 4:21-24)
  • Que la máxima tarea de la iglesia es proclamar el Reino de Cristo en todas las naciones. (Mateo 16:18, Lucas 9:1-3 )
  • Practicamos los sacramentos de Bautismo en agua y la Cena del Señor y actuamos bajo la enseñanza bíblica de que cada cristiano es un sacerdote delante de Dios. (1 Cor. 11:23-30, Mateo 28:18-20, Romanos 6:1-8)
  • En una sola iglesia por la que Jesucristo retornará que será formada por gentiles y judíos, con la que el Espíritu Santo está trabajando para prepararla y purificarla. (Efesios 2:14 y Gálatas 3)
  • Que la iglesia no sustituye a Israel y que este sigue siendo el pueblo que Dios escogió para cumplir con y en él sus pactos eternos. (Romanos 9 y 11)